En su obra Moroak gara behelaino artean?, edición en Castellano, ¿Somos como moros en la niebla? Edit. Pamiela, Pamplona/Iruña 2012, Premio Euskadi de ensayo 2011, Joseba Sarrionandia dice al referirse a la intervención religiosa en la guerra civil: “Los de Artajona sacaron los banderines requetés con bordados de la Virgen de Jerusalén” (pág. 389).

 

Urdiac Voz que por tres veces debía dar el pastor de los cerdos para reunir la manada en el pueblo. “… el de los zerdos aga su reclamo urdiac, urdiac, urdiac…” (Ordenanzas Pastoriles de Lagrán 1726, copiadas de otras de 1569).

 

En un artículo anterior hablaba de cómo llamar al cerdo, aunque ese verbo puede significar denominar y citar para que venga. Comencemos por la primera acepción, como es lógico.

He recibido críticas de diversos sectores por no escribir del papa emérito, o del electo, alabándoles, a fin de que Gorka Pedruelo pueda ponerles verdes o de todos los colores. Está muy extendida la costumbre de que los ajenos den consejos a los interesados. De ahí la expresión del mus “los de fuera dar tabaco”. Por ello, me limitaré a explicar de dónde vienen papa y Pontífice, no a dónde van.

 

Recibo el libro El Cerco de Artajona, de Félix Segura Urra, editado por la Fundación para la Conservación del Patrimonio Histórico de Navarra, 2009, que había pedido telefónicamente. En el remite del sobre aparece a mano Archivo de Navarra, C/Dos de Mayo s/n.-31001 Pamplona.

En el folleto que edita cada año Kukutxa San Blas Feria Elkartea con motivo de la feria ganadera que se celebra en Laudio en torno a esa festividad, aparece en primer lugar un panegírico del cerdo. El de 2012 lo escribió Isidro Murga, interno en la prisión de Villahierro, Mansilla de las Mulas, en León. El de 2013, sin firma, se titula Distinguido cerdo y dice así:

En el libro Palabras con Historia, de Gregorio Doval, subtitulado Etimología razonada y anecdótica de palabras con origen curioso, Ediciones del Prado, Madrid 2002 se explica más detalladamente el problema de los calendarios a lo largo de la historia.

Tras largo periplo, llegamos al opúsculo titulado “Calendario Zaragozano El Firmamento fundado en 1840 para todaEspaña 2013. Así comienza la portada, debajo a la izquierda, el dibujo de la rosa de los vientos y de Don Mariano Castillo y Ocsiero y a la derecha el Sumario: Juicio Universal metereológico, calendario con los pronosticos del tiempo, santoral completo, ferias y mercados de España, Refranes, citas. Debajo del sumario el precio y como dos últimas líneas, pedidos a Egartorre y la dirección de Arganda del Rey.

Calendario viene de la palabra latina calendarium que significaba registro, libro de cuentas y también préstamo a interés y usura, además de calendario. No es extraño que las entidades bancarias regalen calendarios. Está relacionado con calendae, calendas, el primer día de cada mes. Entre los romanos se usaba la expresión ad calendas Graecas, “para las calendas griegas”, de forma irónica ya que los meses griegos no tenían calendas. Viene a ser como “cuando las ranas crien pelo”, “cuando San Juan baje el dedo”, “cuando maduren los higos de Otxandiano” o “cuando se fusionen Kutxabank y la Caja de Ahorros de Navarra”.

Página 1 de 2